música para no quedarse quieto

Fotografía y crónica: Javivi Rivero

 
 
 

Pocas veces tenemos la suerte de asistir a un espectáculo musical fiel a su nombre y superando con exceso la expectativa de cada uno de los participantes, desde el público hasta los artistas arriba del escenario. Música para no quedarse quieto es un show redondo, dónde se exprimen al máximo las capacidades de una sala de por sí versátil.

 

la percutería

Sala Hugo Balzo / 7 de setiembre de 2019

 
 
 

La idea queda clara desde su título, pero no sólo uno está en constante movimiento a causa de las propuestas musicales sino que vas literalmente rotando de escenario en escenario sin descanso. Tres espacios diferentes, cuatro propuestas que se entrelazan para dar una continuidad rítmica increíble.

 

cachimbo

Sala Hugo Balzo / 7 de setiembre de 2019

 
 
 

Cuatro shows musicales y sólo una de ellas pudo recibir el aplauso final. Lucía Severino comenzó con su música donde generalmente se ubica el escenario principal en esta sala. Sin terminar de hacer sonar sus últimos acordes, comienza La Percutería en el lado opuesto y con solo dar vuelta la cabeza, todos supimos que nos debíamos acercar a bailar. Cachimbo debutó con su propuesta musical también sin dejar pausa y haciendo participar al público de manera divertida y lúdica.

 

tránsito

Sala Hugo Balzo / 7 de setiembre de 2019

 

El show final, el de la banda Tránsito, también demostró que el espectáculo era mas de lo que uno imaginaba. No sólo desplegó toda su música que contagia, sino que lo hizo en un entorno de bailarinas urbanas que dejaban sus danzas, corridas y movimientos entre el público. En general es difícil poder describir las sensaciones, sonidos, rítmos o acordes a través de una crónica, en esta ocasión es casi imposible expresar en palabras lo vivido sólo quienes pudimos estar, sabemos lo increíble que fue.