lo´pibitos y buenos modales

 

Fotografía: Noelia Ferreira

Crónica: Guillermo Amy

La noche del sábado 20 de julio trajo una interesante propuesta. El colectivo de Hip Hop uruguayo Los Buenos Modales se presentó en la Sala del Museo con los argentinos Lo' Pibitos, banda que combina funk, pop, indie, entre varios otros géneros, que participara en la edición 2018 del Festival Nueva Generación realizado también en la misma sala. Desde la previa se sabía que baile no iba a faltar. Y la noche cumplió con creces las expectativas.

Sobre las 22:00, Los Buenos Modales salieron a escena con toda la energía que los caracteriza. Con un sonido más que excelente, bases sólidas producidas por guitarra, bajo, batería y un saxo que coloreaba constantemente, combinado con un rapeo sin descanso que se complementaba con la gran presencia escénica y mucha entrega energéticamente hablando de parte de los vocalistas. Esto en el público generó una gran respuesta progresiva que a medida que iba transcurriendo el show, se fue soltando y animándose a agitar. Llegando a la recta final fue una "piña en la cara", realizando un despliegue lumínico y escénico que hizo que todos terminaran saltando fervorosamente. De esta forma, dejaron la vara bien en alto para lo que se avecinaba.

Lo' Pibitos dieron un show realmente memorable y capaz de sorprender a allegados y gente que por ahí recién estaba entrando en contacto con la banda. Combinan a la perfección los estilos bailables con la psocodelia y poseen un gran sonido. "Anda corriendo el rumor" dio inicio al show, inundando de funk la sala y haciendo mover a todos desde el vamos. Conforme fueron pasando los temas la banda se fue soltando cada vez más y envolviendo a todos los presentes en sus canciones, haciendo bailar a todo el mundo y experimentar esos sonidos psicodélicos acompañados de una gran iluminación. También mostraron cierta tendencia a fusionar estilos, llevando incluso a invitar a una cuerda de tambores para algunas canciones, y una gran labor tanto de la batería, el bajo y sobre todo el tecladista, que constantemente jugo con efectos de sintetizador que siempre aportaban esa frescura característica a las canciones. Teniendo inclusive más protagonismo que las dos guitarras, que de igual manera hacían constantes arreglos que producía un resultado más que interesante.

Esta noche lo tuvo todo. Hubo baile, hubo agite, pero sobre todas las cosas, dos shows de dos grupos que están en la cúspide de su carrera y es más que merecido, ya que en cada oportunidad vuelven a demostrar que no tienen techo y que el crecimiento está lejos de parar. Una vez más una increíble noche la vivida en la Sala que tuvo como condecoración un after repleto de baile para continuar la noche hasta el amanecer.

 
 

Lo’ pibitos

Sala del Museo / 20 de julio de 2019

 
 
 

Los buenos modales

Sala del museo / 20 de julio de 2019