Árbol

 

Fotografías: Andrea Casás

Crónica: Guillermo Amy

La espera se hizo eterna. 7 años tuvieron que pasar para que la banda proveniente de Haedo finalmente decidiera volver a la actividad que abandonaron allá por el 2010. Banda que pareció esfumarse en pleno éxito, pero que volvió hace dos años y como dijeron durante todo el transcurso del show, “volvió para quedarse”. Primera presentación de Árbol en Montevideo y así te lo contamos.

Sobre las 21:30 inició el show. Todos de blanco, en formato cuarteto eléctrico, y sin temor a equivocarme, el show fue comparable perfectamente a cuando uno pone a calentar el agua para el mate. Porque desde el minuto uno fueron realmente un fuego, y salieron a comerse la cancha, agitar y que la gente los acompañe. La canción encargada de dar el inicio fue la más reciente: “Tiembla el piso”, tema que presentaron en su regreso. Siguió “Soy vos”.

Este grupo en sí siempre tuvo algo especial, estructuras atípicas dentro de las canciones, combinaciones de ritmos igual te atípicos que fueron una innovación total en la década de los 90 y forman parte de su esencia, la cual mantienen hasta el día de hoy. Pero sobre todas las cosas, poseen ese sentimiento nostálgico que uno siente al escuchar esas canciones que a tantos nos acompañaron en la primera década de este siglo, cuando sonaban a diario en las estaciones de radio. Esto fue lo que pasó a partir de que empezó “Prejuicios” y “Pequeños sueños”, 5ta y 6ta canción del setlist, respectivamente.

Varias imágenes y momentos vividos en aquel tiempo se hicieron presentes, y entre la ternura que producen sus composiciones y sus líricas sencillas y concretas, está la exuberante actitud de la banda, haciendo que sea prácticamente imposible quedarse quieto, haciendo agitar a prácticamente todo el mundo. Que cabe destacar que para muchos era la primera vez que veían a la banda en vivo.

El humor, el sonido potente que acompañaba estas canciones y el frontman que corrió prácticamente la hora y 45 minutos, fue lo que le dio la impronta a este show de “greatest hits”, que trajo consigo una gran lista de temas. A pesar que siempre uno se queda con ganas de escuchar alguno en específico, supo satisfacer a todos los presentes, comprendiendo todas las etapas y con presencia activa de todos sus discos. Canciones como “Trenes, camiones y tractores”, “Jardín frenético” con sus cambios constantes en la métrica, “Chikanorexica” con su pogo/baile que se hizo tendencia durante todo el toque y algunos hits como “Vomitando flores”, que hizo ir a todo el público al suelo y levantarse a la cuenta de 3 al aire y “El Fantasma” que fue entonada por toda la sala, entre tantas otras.

Lo que ofrece este conjunto es un show poderoso, donde el fuerte está sobre todas las cosas en la descarga energética por la presencia escénica. Cada músico cumple a la perfección su rol, tanto en el instrumento como en los coros, que están muy bien trabajados, y sobre todo también destacar la iluminación, que en todo momento acompañó la eufórica actitud de la banda. Se nota que están disfrutando el haber vuelto a tocar esas canciones que defendieron durante 17 años previo a separarse. Así, y entonando el clásico ricotero “Jijiji” en su versión “a capella”, se despidieron de Montevideo prometiendo volver pronto.

 

La Trastienda / 28 de setiembre de 2019