airbag

Fotógrafo: Alvaro Faviere

Crónica: Guillermo Amy

La banda argentina volvió a Uruguay después de un año y pocos meses desde su última presentación, por el festival Movistar Sentir que tuvo lugar en el Teatro de Verano a beneficio del Hospital Pereira Rossell. En esta ocasión, la cita fue en la Sala del Museo el 31 de agosto, día que año tras año da la última oleada de frío invernal, y la mejor manera de hacerle frente es con un show de ésta índole, que realmente prendió fuego la sala.

Cuando no se está muy cercano a la carrera de Airbag, uno tiende a pensar que siguen la misma línea de aquellos temas románticos y baladas pop de sus inicios. Pero la realidad muestra hoy día que la banda es muy distinta. Con una evolución musical y madurez compositiva más que interesante y una faceta que se inclina más al hard rock.

La sala se fue colmando a medida que el solista Santiago Pignata fue entonando con un teclado algunas baladas y otras canciones con un poco más de ritmo que hicieron al público acompañar el tempo con palmas constantemente.

Una vez culminado su presentación, hubo un puente de 20 minutos hasta que finalmente 21:30 salieron a escena y reventaron con "Un Día Diferente" del álbum "A Una Hora De Tokyo" lanzado en 2008. 

Desde el primer instante que esta canción empezó a sonar, el pogo se pudo sentir y adelantaba la dinámica que este show iba a contener. De alto voltaje, con un sonido con muchísima fuerza tanto en guitarras como en las bases marcadas por la batería y el bajo, y las voces con un efecto de delay que le daban esa esencia que la banda posee en los álbumes de estudio.

La lista contuvo 22 canciones, con una mezcla de todas sus etapas como banda, de las más antiguas a las más nuevas fueron entonadas fervorosamente por el público que coreó y respondió en todo momento, generando un ambiente más que agradable y una conexión banda-público que sorprendió a propios y extraños. Fue bajo estas condiciones que todo siguió su desenlace y dio pie a temas icónicos como "Si Te Vas", "Por Mil Noches", "Cicatrices", entre otras.

Luego llegó un momento que hubo presencia de un teclado en el medio del escenario durante 3 canciones, en las que Guido entonó "Diez Días Después" y luego, Patricio tomo su lugar para cantar "Mentira la Verdad" y "Otoño del 82", en lo que fue el momento más "calmo" y con más presencia de baladas de la noche.

Luego el poder volvió con gran presencia de distorsión con "Como Un Diamante" y luego el hit que los volvió a impulsar en esta década, "Cae El Sol". Luego yendo más hacia el final, aparecieron temas como "Huracán", "Así de Fácil" y el gran cierre con "Solo Aquí", un cover de Beethoven de la Sinfonía Número 5 en Do Menor interpretada por Patricio en su guitarra, y el último tema "Mi Sensación".

Así dio fin a un recital realmente impactante, que para quienes quedaron en una etapa un poco más antigua de la banda, no está demás aclarar que hay algunos temas reconocidos, como es el caso de "Esta Noche" o "Amor de Verano", no están entrando dentro del repertorio actual de la banda y están inclinados más a bases sólidas y muestra de virtuosismo. Gran noche de la banda de la vecina orilla que dejó un show realmente para destacar con un sello de calidad indiscutible.

 
 

Sala del Museo / 31 de agosto de 2019